“CODA”, un filme que busca incomodar a Hollywood sobre la inclusión a sordomudos

AGENCIAS. Cuenta la cineasta estadunidense Sian Heder que después de presentar su película Tellulah (2016) en Sundance, protagonizada por Elloit Page (antes Ellen Page), cuando conoció a los productores Patrick Wachsberger y Philippe Rousselet, este último había producido el éxito cómico francés La familia Belier (2014) y estaba en la búsqueda de alguien que dirigiera un remake estadunidense.

“Estaban interesados en encontrar un cineasta que pudiera aportar su propia voz al proyecto y llevar la premisa de la película a una película totalmente original”, expresó la cineasta, quien fue la elegida para dirigir CODA, el filme que hizo historia en la reciente edición del Festival de Sundance.

CODA es el acrónimo en inglés de Child of Deaf Adults (Hijo de adultos sordos). En el filme Ruby (Emilia Jones) es CODA. La cineasta estadunidense Sian Heder intercambia las granjas de la campiña francesa por los barcos de pesca de Gloucester, Massachusetts, para contarnos la historia de una chica que es la hija de un padre pescador, madre ama de casa y hermano pescador, todos sordos, menos ella, la pequeña de la casa que lleva toda la vida haciéndoles de intérpretes con el mundo, navegando entre un mundo parlante y un mundo de lenguaje de signos.

Por eso tuvo que aprender a pescar con su padre y hermano para ayudarles en alta mar y a vender el pescado en la subasta diaria. Y nunca se planteó un sueño o aspiración personales, seguir ahí, en su pequeño pueblo cerca de Boston, con su familia era su pasado, presente y futuro. Pero un día decide unirse al coro de la escuela junto al chico que le gusta.

“Crecí en Cambridge, Massachusetts, y conocía muy bien la ciudad de Gloucester. A lo largo de los años, he visto cómo la comunidad pesquera allí realmente se ve diezmada, en particular los pescadores que solo trabajan para su familia, por las regulaciones”, comentó la cineasta.

“Si bien soy un ambientalista y apoyo plenamente la regulación de la pesca comercial, creo que el objetivo, la consecuencia de esto, fue que las grandes corporaciones todavía estaban bien, y los pescadores familiares realmente se llevaron la peor parte del dolor económico de eso. Muchos barcos de pesca familiares tuvieron que dejar de pescar después de muchas, muchas generaciones. Así que estaba emocionada por establecer algo en ese mundo”, explicó.

El largometraje, que se encargó de inaugurar la edición en línea de Sundance, fue el encargado de inaugurar esta edición, que este curso se realiza de forma híbrida entre la presencialidad y el formato online, dónde ha sido calificado como “emocionante y cautivador”, consiguiendo tratar la discapacidad auditiva desde una mirada realista gracias a las soberbias actuaciones de sus intérpretes.

La idea resulta aún más compleja y algunas de las situaciones más interesantes de la trama provienen de la discusión que existe entre los integrantes de la familia por el interés de Rudy en el canto. Jackie, la madre de este clan interpretada por Marlee Matlin reprocha a su hija “si fuese ciega, ¿te gustaría pintar?”, y en otro momento, la hija es contundente al preguntar a su madre si hubiera preferido que ella también fuese sorda. Ambos conflictos revelan en honestidad a sus personajes.

Y es que, en este caso, el cine se convirtió en una herramienta importante para profundizar sobre la forma en la que viven los sordomudos con mucha seriedad, para esto, tanto la cineasta como la actriz Emilia Jones, tuvieron que aprender lenguaje de señas: “Sabía que era una extraña entrando en esto, y sabía lo que no sabía. Así que me aseguré en cada paso del camino, desde mi investigación inicial antes de comenzar a escribir el guión, que tuviera consultores de CODA y personas dentro de la comunidad sorda que pudieran leer el guión y darme su opinión”, dijo la realizadora.

“Comencé a aprender el ASL (acrónimo en inglés de Lenguaje de Señas Americano) en el momento en que obtuve el trabajo para escribir esta película. Sabía que quería que una buena parte de la película estuviera en ASL. Dos personas realmente clave para mí fueron mis directores de ASL, Alexandria Wailes y Anne Tomasetti eran las dos personas que fueron mi puente”, añadió.

Para el filme Jones no era una opción obvia para el rol, que exigía cantar y conocer la lengua de signos americana. La actriz británica de 18 años tampoco tenía entrenamiento formal:

“Recuerdo haber pensado que quien tuviera la fortuna de interpretar a Ruby sería una chica muy, muy solitaria, porque no muy a menudo uno puede aprender tantas cosas para una película. Tuve que aprender lenguaje de señas, y nunca había tomado lecciones de canto antes de que empezáramos”, dijo la actriz. “Pero adoro un reto y una película que me eduque y que me haga crecer como persona”.

Junto a Jones, el elenco ha cautivado en sus proyecciones en línea. Este es encabezado por Troy Kotsur, Ferdia Walsh-Peelo, Daniel Durant y Marlee Matlin . Esta última, quien ha desempeñado su trabajo siendo sorda en la vida real (y hasta ha ganado un Premio Oscar como Mejor Actriz por Children of a Lesser God, en 1987) y que destacó el mensaje principal del filme:

“Sin ánimo de ofender a los otros proyectos en los que he estado involucrada que incluían personajes sordos, (pero) me parece que desde Children of a Lesser God no hubo una exploración realmente profunda de personajes sordos, ya sea que fueran auténticamente sordos o que la historia fuera sobre ser sordo o de un amor entre personas de la comunidad sorda y no sorda”, dijo.

“En términos de historias, creo que hemos visto el pasado de esa era en la que las personas sordas están jugando a ser víctimas. Necesitamos actores sordos, como lo hicimos en esta película, que lleven la historia, no que interpreten papeles secundarios o de tercera categoría, queremos que interpreten una variedad de personajes, porque están ahí afuera. Hay abogados sordos, maestros sordos, médicos sordos. Me gustaría que continúe esa tendencia”, dijo.

La cinta resalta la humanidad de aquellos con discapacidades al tiempo que disipa mitos al mostrar, por ejemplo, cómo los sordos experimentan la música. Ruby y su hermano se fastidian uno al otro y se hacen señas de insultos profanos, mientras que la vida sexual de sus padres, extremadamente activa, es representada en situaciones incómodas y graciosísimas.

“Lo primero que se me vino a la mente fue mi hija, que es una CODA en la vida real. Y cuando lo leí, me hizo recordar algunas de mis propias experiencias en este mundo”, dijo Kotsur sobre su primera lectura del guion. “Es una buena experiencia para el público entrar a la cultura de los sordos y ver cómo es”.

Heder y sus actores esperan que CODA desafíe a Hollywood. Aunque la diversidad es un tema candente desde hace años, las discusiones suelen centrarse en género y raza. Heder, quien comenzó a aprender lenguaje de señas americano un año antes de la filmación, dice que la industria debe cambiar su tendencia a contratar actores sin discapacidades para interpretar personajes con discapacidades.

“Cuando comenzamos el proceso de casting… pensé que todos debían educarse. Recuerdo que hubo gente que dijo, ‘Bueno, ¿pero hay actores sordos allá afuera?’ Y hay todo un mundo de actores sordos allá afuera”, señaló. “Troy es increíblemente talentoso y se ganó su papel, pero hubo otros actores increíbles que vinieron y audicionaron para ese rol. Y diría lo mismo sobre cada uno de los papeles”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, uno de cada cuatro adultos estadounidenses — cerca de 61 millones de personas — tienen alguna discapacidad que afecta en gran medida sus actividades diarias. Un estudio de 2017 de la Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo de la Universidad del Sur de California halló que sólo un 2,7% de los personajes en las 100 películas más lucrativas de 2016 fueron discapacitados, lo cual revela una enorme brecha entre la población y lo que se ve en pantalla.

Ha habido avances en años recientes. Zack Gottsagen, un actor con síndrome de Down, fue aclamado por su trabajo en la película de 2019, The Peanut Butter Falcon, con Shia LaBeouf. La actriz sorda Lauren Ridloff interpretará a la primera superheroína sorda de Marvel en The Eternals, de Chloe Zhao, que se estrena en noviembre. Y la semana pasada NBCUniversal anunció su compromiso para contratar actores con discapacidades para cada nueva producción de estudio, con la esperanza de incrementar la representación de este sector en la pantalla.

Otro de los grandes aciertos es el sentido del humor, “es una de esas cosas que no obtienes como cineasta hasta que te sientas junto a la gente en una audiencia y miras tu película. Recuerdo haber proyectado Tallulah y hubo risas en lugares donde no esperaba (…) Así que espero que en el futuro, una vez que el mundo se abra un poco, podamos tener esa experiencia teatral porque no hay nada como eso”, dijo Heder.

“Como soy de Boston, conozco el humor de esos personajes y la gente de esa ciudad. Realmente sentí que también era una oportunidad para tener una especie de autenticidad, en términos de retratar a esta familia sorda, elegir actores sordos en esos roles y realmente poder explorar esta familia en particular”, agregó.

En esta cinta destaca el mexicano Eugenio Derbez quien le da vida Bernardo Villalobos, un maestro de música que descubre el talento musical de Ruby: “Un día la niña entra al ‘high school’ y empieza a tomar clases conmigo y ahí es donde se da cuenta que tiene un talento. Yo (Bernardo) soy quien la empuja a decirle ‘vive tu vida’, ‘haz tu carrera’, ‘tienes que crecer y tienes que dejar a tu familia’. Y ahí ella se encuentra en el punto de ¿qué hago? ¿sigo mis sueños? ¿o apoyo a mi familia? Es una decisión muy difícil”, señaló Derbez.

Este filme es importante en la carrera de Derbez debido a que las críticas especializadas han sido muy favorables para el actor: “La verdad es que el arma no tan secreta de la película podría ser de Derbez (…) El popular actor mexicano a menudo ha sido relegado a las comedias y aquí tiene la oportunidad de estirar sus alas con un personaje que podría haber sido relegado a una caricatura exagerada. En cambio, Derbez encuentra una manera de aplastar la molesta lámina de Ruby incluso durante los inevitables montajes de la película”, escribió el crítico de The Playlist.

También ha sido catalogada de “interpretación irresistible porque se convierte en una de tamaño natural” por la revista Variety. Para el papel tuvo que aprender a tocar el piano, curiosamente con el mismo profesor que lo hizo Ryan Gosling para La La Land, por lo que se destaca la preparación del personaje del actor. Gracias a esta obra se ha podido ver como el mexicano es apto para todos los registros, pese a que tiende siempre hacia la comedia.

CODA arrasó con cuatro de los galardones principales del Festival de Sundance: Gran Premio del Jurado, Mejor Dirección, Premio de la Audiencia y un Premio Especial por Mejor Elenco en la categoría de Drama Estadounidense; “Espero que esto abra la puerta para que la gente entienda que el público quiere ver este tipo de historias (…) Y espero que esto signifique que haya más historias que centren en personajes sordos y los personajes con discapacidades, porque claramente la gente quiere responder a eso“, dijo el director Heder en declaraciones recogidas por Variety.

Finalmente, cabe destacar que el éxito del filme en la apertura del festival también atrajo los reflectores de las grandes distribuidoras y ha sido Apple la que se hizo con los derechos de transmisión, por la mayor cifra nunca pagada por una película del certamen: más de 25 millones de dólares. Palm Springs fue la anterior cinta más cara, con 22 millones, que pagaron entre Neon y Hulu, y previamente Fox Searchlight pagó en 2016, 17.5 millones por Birth of a Nation.

Loading...